Seguimiento

Una vez terminados los trabajos en las distintas actuaciones, y desde el momento que se empiezan a controlar las mismas, se comienza la fase de seguimiento. En esta fase, se realizará una supervisión continua de las instalaciones para verificar su correcto funcionamiento.
Se comprobará que los ahorros obtenidos coincidan con los buscados inicialmente estimados y que el funcionamiento de las instalaciones sigue las premisas propuestas.
Durante la fase de seguimiento, se realizarán los ajustes necesarios para corregir posibles desviaciones y adaptar los funcionamientos a las necesidades operativas del cliente.
Además, durante esta fase se podrán observar patrones de comportamiento y uso que nos puedan permitir buscar nuevos ahorros sin perder en prestaciones y sin afectar a la operativa.
El seguimiento se prolongara indefinidamente siempre que se estime necesario y exista posibilidades de mejora.